Lectura

Me gusta escribir y viajar. Bueno, y tocar el piano. Y comer bien.

Muchas son las horas muertas que solemos pasar tirados en un aeropuerto, mientras esperamos a nuestro avión. Horas que, perfectamente, podríamos aprovechar para hacer multitud de actividades. Para que eso no te vuelva a pasar, te dejamos 10 formas de entretenerse en un aeropuerto.

Home_aeropuerto

1. Medita y haz yoga

Yoga

No nos vamos a engañar, ambas prácticas están muy de moda y somos muchos los que las hemos integrado en nuestras vidas. Y, conscientes de ello, varios aeropuertos de todo el mundo cuentan con salas habilitadas para poder practicar tanto una como la otra y así, desconectar del mundano ajetreo que siempre nos encontramos en los aeropuertos.

Las encontrarás, sobre todo, en varios aeropuertos de Estados Unidos (como el de San Francisco, donde cuentan con una sala de yoga) o India (en el de Hyderabad, por ejemplo).

Si, por el contrario, prefieres rezar o ir a misa, no te preocupes, porque también hay capillas, mezquitas y salas multiconfesionales en multitud de aeropuertos como el de Madrid-Barajas (España)

2. Haz turismo

Las escalas a veces son taaan largas, que te dejan tiempo para visitar la ciudad en la que estés e, incluso, para pasar la noche en un hotel cercano. Eso sí, antes de lanzarte a ello, infórmate sobre cómo es el transporte en esa ciudad y ten en cuenta el tiempo que puede llevarte para llegar a tu vuelo sin problema.

3. Lee un libro, comprado o prestado

Si algo no te resultará difícil de encontrar en un aeropuerto son libros, revistas o entretenimientos culturales de diversa índole, que puedes evitar llevarte en la maleta, si no quieres viajar con mucho peso. Además, si tienes la suerte de estar en el aeropuerto de Schiphol, en Ámsterdam (Holanda), podrás acercarte a su biblioteca y pasar las horas con alguna de sus obras, en papel o en formato electrónico. Eso sí, recuerda que está dedicada a la literatura holandesa…

Si lo que quieres, en cambio, es desarrollar tu parte más espiritual (y no has encontrado una sala de meditación), pinta mandalas. No te resultará difícil llevarlos en la mochila (en los aeropuertos no son fáciles de encontrar), junto a unas pinturas de madera.

Mandalas

4. Cambia moneda

Si no quieres llegar a tu destino y verte sin moneda con la que pagar, puedes aprovechar tus horas muertas en el aeropuerto para hacer el cambio. De hecho, no te resultará difícil encontrar una oficina de Global Exchange en cualquiera de los 19 países del mundo en los que está.

Aeropuerto-barajas-cambio

Pero si eres más precavido y siempre prefieres tenerlo todo arreglado antes de tu viaje, también podrás hacer el cambio online a través de su página web.

5. Aprovecha para ducharte

Si estás en un viaje largo, puede que no hayas podido ni ducharte desde que saliste de tu origen. Pero esto no será ningún problema, si tu parada tiene lugar en el aeropuerto de Múnich, Alemania (previo pago) o en el de Auckland, Nueva Zelanda (de forma gratuita).

6. Duerme

Además de hacerlo en los incómodos asientos que solemos encontrarnos en los aeropuertos y de los que, muchas veces, salimos con dolor de espalda y de cuello, si estás en el aeropuerto de Incheon (Corea del Sur), por ejemplo, podrás descansar en las cómodas tumbonas que encontrarás en el mismo.

Incheon-aeropuerto

7. Déjate cuidar

En algunos aeropuertos, encontrarás servicios extra como peluquería, manicura e, incluso, podrás recibir un masaje. Un ejemplo de ello, es el aeropuerto de Schiphol. De esta forma, llegarás a tu destino como si no hubieses estado de viaje (al menos, en apariencia).

8. Grábate en vídeo

Viajar cambia la actitud y la percepción de las cosas, eso es un hecho. ¿Quieres comprobarlo? Graba un vídeo antes de subirte al primer avión, contando cómo prevés que sea el viaje, adónde vas, etc. y otro cuando estés a punto de coger el de vuelta, contando cómo te ha ido (no hace falta que estés una hora hablando…). Una vez en casa, compara tu actitud en ambos y verás la diferencia.

9. Escribe un diario de viaje

Siempre es recomendable escribir un diario de viaje para que cuando pase el tiempo, podamos leerlo y recordar con nostalgia todo lo vivido. Y para empezarlo, continuarlo o terminarlo, ¿qué mejor momento que mientras esperas al avión? Además, en ese momento los recuerdos del mismo seguirán frescos y no te olvidarás de apuntar ni un solo detalle.

Lectura

Si más que de diarios de papel, eres de digitales, podrás guardar tus vivencias en algunas aplicaciones como Journi.

10. Conoce el aeropuerto

En algunos casos, si paseas por el aeropuerto, te toparás con sorpresas como el esqueleto gigante de un dinosaurio (si estás en el internacional de Atlanta, Estados Unidos), un sonriente buda (en el aeropuerto internacional de Bombay, India) o que tengas la oportunidad de hacerte una foto con Blancanieves, en el de Orlando (Estados Unidos).

 

Y tú, ¿cómo sueles matar el tiempo en el aeropuerto?

© Imágenes: João Silas, Jez Timms, Ashim D’Silva, Michael Saechang

¿Te ha gustado este post? Déjanos tu opinión

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.