playa-san-sebastian
Riccardo

Especialista de marketing en el sector turístico, Vivo en Barcelona. Me gustan el deporte y los viajes.

Si estás pensando hacer una escapada a San Sebastián no habrías podido tener mejor idea. Si este año aún no tienes como propósito una escapada a la capital Guipuzcoana, sigue leyendo con nosotros que a buen seguro te entrarán ganas hacer una.

Donosti, como se lo conoce comúnmente y que no es otra cosa que el nombre de la ciudad en Euskera, es reconocida como una de las ciudades más bonitas de la península, y lo cierto es que bien merece una visita si aún no la conoces.

La postal típica que estarás acostumbrado a ver será su bahía de la concha con la isla Santa Clara en medio, pero además de playas tiene muchas otras cosas que hacer y de las que disfrutar, como te contamos gracias a las ideas que hemos sacado de esta guía de San Sebastián y que te resumimos a continuación.

Lo mejor de hacer una escapada a Donosti es que es una ciudad muy fácil de recorrer en un par de días y está casi todo a mano. Andando o con una bici puedes recorrer prácticamente todos sus rincones y disfrutar de la ciudad como uno más.

fin-de-semana-en-san-sebastian

Como ya hemos comentado, sus playas son uno de los atractivos más conocidos y bien merece la pena ser recorridas. Un paseo muy bonito es recorrer las tres playas andando. Puedes empezar por la Zurriola, la playa del surf por excelencia, para pasar por la playa de la Concha y acabar en la de Ondarreta, bajo el monte Igueldo. Una vez aquí lo normal es subir hasta la cima de Igueldo en el funicular que hay justo detrás del club de tenis. Arriba encontrarás un antiguo parque de atracciones que no destacar por éstas sino por las espectaculares vistas que hay desde la cima. Si viajas con niños estos disfrutarán igualmente del parque.

Pasado el día, lo mejor es acabar la jornada en la parte vieja de la ciudad, donde se encuentran la mayoría de bares de pintxos más reconocidos de San Sebastián. La gastronomía donostiarra es reconocida en todo el mundo y hay mucha gente que viaja hasta la ciudad para probar sus famosas tapas.

Después de la cena lo mejor es descansar en algún hotel cercano al centro. Estos suelen ser más caros pero resulta muy cómodo no tener que coger el coche para nada y poderte mover por la ciudad a tus anchas.

Al día siguiente puedes dar una vuelta por el puerto y por el Paseo Nuevo para posteriormente visitar el Aquarium. Este ha sido reformado recientemente y a demás de ser uno de los más antiguos de Europa, es uno de los más grandes de España. Es una actividad bastante atractiva tanto para adultos como para los pequeños de la casa y que se puede disfrutar en familia.

Por último, si te gustan los edificios religiosos, en la misma parte vieja tienes la iglesia de San Vicente y la Basílica de Santa María, ambas muy reconocidas y visitadas, igual que la Catedral del Buen Pastor, en la plaza que lleva el mismo nombre.

Si aún no has estado en San Sebastián, ¿a qué esperas para visitarlo?

¿Te ha gustado este post? Déjanos tu opinión

Opiniones