superar el miedo a volar
Riccardo

Especialista de marketing en el sector turístico, Vivo en Barcelona. Me gustan el deporte y los viajes.

Volar y sin duda el método más rápido para desplazarse y uno de los más utilizados por los viajeros. Aun así, muchos son aquellos que le tienen pánico al avión: temblores, sudores, nerviosismo… un incómodo compañero de viaje que a veces puede estropear unas vacaciones. Pero hay solución: superar el miedo a volar es posible. Y esto sin ningún milagro medicinal ni bebidas alcohólicas: el problema está en la cabeza y allí es donde se encuentra la solución (la mayoría de las veces!).

miedo a volar

Si antes del embarque te tiemblan las manos, estás pálido, la cabeza  os empieza a dar vueltas y el corazón late más fuerte, dos podrían ser la causa: que vas a importar / exportar alguna sustancia ilegal o que tienes miedo a volar. Por desgracia, respecto al primer punto no hay solución posible, pero si tu problema es el segundo, entonces estos son los 10 mejores consejos para que puedas superar tu miedo a volar:

10 consejos para superar el miedo a volar

  1. Racionalidad. El avión es el medio de transporte más seguro del planeta: la probabilidad de que el vuelo en el que está viajando precipite es de alrededor de una de 3 millones… casi nada. Según las estadísticas es más probable ser golpeado por un coco que cae de un árbol de palma o que te mate una pelota de golf. En 2013 el número de fallecidos en accidentes aéreos en todo el mundo fue de 212; en el mismo año, solo en España, hubo 1128 muestres por accidentes de tráfico. Asi que deberias tener más dudas sobre viajar en coche que sobre cómo superar el miedo a volar.
  2. Conocimiento. Saber porque pasan las cosas siempre ayuda. En el caso de un vuelo, saber, por ejemplo, porqué a veces hay turbulencias, puede ayudar a que no te asustes cuando las notes. Las turbulencias se producen cuando el avión pasa de un zona de baja presión a una de alta presión, lo que produce un efecto “bache”. Una posible solución a las molestias causadas por las turbulencias podría ser pensar que estás viajando en un autobús: si cierras los ojos, los golpes causados por la turbulencia son muy similares a las vibraciones causadas por la carretera y el ruido del motor es similar al de un autobús. Además las turbulencias nunca han derribado a ningún avión comercial. Única nota negativa: si sufres de mareos viajando en autobús, entonces no podrás aplicar esta solución.
  3. Distracciones. Los aviones que viajan largas distancias suelen estar equipados con pantallas de TV en las que puedes ver películas o escuchar música. Ver una buena película te ayudará a olvidar dónde te encuentras y en un abrir y cerrar de ojos llegarás a tu destino. Eso sí: no elijas películas como “Terror en el Cielo” o “Sobrevivientes”. En cambio si tu vuelo es corto y el avión no cuenta con televisión, comprar una revista o un libro es otra posible solución para matar el tiempo: cualquier forma de “distracción” puede ayudar a superar el miedo a volar.
  4. Aceptar lo que no se puede controlar. Acepta que no tienes el control en ciertas situaciones, por ejemplo volar. El piloto es quien se va a hacer cargo de llevar a los pasajeros a su destino. El riesgo es parte de la vida: nadie puede saber lo que le espera a la vuelta de la esquina, por lo tanto esto es imposible de controlar. Una vez que aceptes la idea de que pasará lo que tenga que pasar, volarás más cómodo y más tranquilo.
  5. Controlar la ansiedad. La meditación es un método que funciona muy bien para el control de la ansiedad. Si los pensamientos negativos invaden tu mente, trata de pensar en otra cosa, tal vez a tu destino, e intenta experimentará la emoción que sentirás en visitar ese lugar. Si esto no funcionase, trata de escuchar tu respiración, respirar más profundamente, a través de la nariz, ralentizar la respiración, controlarla o contar hasta diez reteniendo el aire y luego soltándolo.
  6. Elige bien el asiento. Elegir bien el asiento en el avión es otra de las mejores formas de reducir las sensaciones incomodas causadas por las posible turbulencias y reducir así las posibilidades de sufrir ataques de pánico por volar. El mejor asiento para notar menos las turbulencias es cerca de las alas, donde el avión se mueve menos. Mientras si lo que nos preocupa más son el despegue y/o el aterrizaje, pues entonces deberíamos elegir un asiento al fondo del avión.
  7. Elige bien tu vuelo. Lo normal es que se elija un destino en base a las ganas que se tienen de ir allí, o bien en base al precio del alojamiento que hayamos encontrado en un buscador de hoteles o al precio mismo del vuelo. Pero en caso, para aliviar un poco el miedo a volar, es posible elegir un vuelo en base a estas características:
    • Elegir un vuelo operado por un avión más grande, cosa que siempre atenúa las malas sensaciones
    • Elegir un vuelo directo al destino, sin escalas, siempre que sea posible
    • Elegir un asiento más grande, para sentirse menos atrapado: algunas compañías ofrecen mejoras e asiento con pequeños suplementos
    • Elegir una ruta con menos turbulencias: en esta web (turbulenceforecast.com) podrás ver la gran mayoría de las rutas de vuelo y las turbulencias en las mismas, tanto el histórico como la previsión para las próximas horas. Así que podrás elegir una ruta para tener un vuelo más tranquilo.
  8. Cursos antipánico: La mayoría de las aerolíneas ofrecen la posibilidad de asistir a cursos para superar el miedo a volar. Es recomendable asistir a alguno de estos cursos si tu miedo es realmente grave.
  9. Vuela muy a menudo. La mejor solución para vencer los miedos es enfrentarse a ellos de cara: vuela tanto como te sea posible. Acostumbrarse a volar hará que la experiencia parezca más algo rutinario, algo así como una parte de tu vida diaria, casi casi como ir en coche al pueblo. Así que la experiencia será menos traumatica y te ayudará a superar el pánico a volar.
  10. Pastillas. Si, tras todos estos intentos, sigues pasándolo mal en un avión, pues entonces queda el último recurso: acudir al médico para que te prescriba unos medicamentos calmantes, también hay calmantes homeopáticos de origen natral que nos permiten no recurrir a la química. La única recomendación en este caso es no tomarlos antes de subir al avión para no quedarte dormido en la terminal y perder el avión!
Con estas 10 recomendaciones para superar el miedo a volar podrás llegar a tu destino sin pasar un mal rato!

Llega a tu destino sin miedos

¿Te ha gustado este post? Déjanos tu opinión

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.